lunes, 30 de noviembre de 2009

Cuentos e hipótesis


Bueno, añado un par de imágenes de una conferencia de hace unos años en mi escuela sobre "ingeniería de sistemas" que me resultó bastante interesante.

Es posible que las imágenes os suenen por corresponder a unos cuentos que todos conocemos. La primera de ellas corresponde a una escena de la historia "Alicia en el país de las maravillas" y la otra, a la segunda parte del mismo cuento, "A través del espejo y lo que Alicia encontró allí".

A priori, las imágenes pueden parecer una conversación más, sin importancia, pero ocurre que de los cuentos mas sencillos se pueden sacar profundas conclusiones, y pueden aplicarse a ámbitos muy distintos, tales como el profesional, que poco parecía tener con aquel cuento.


Creo que la conclusión es clara. En resumidas cuentas, cada uno tiene su propio camino, y lo primero que tiene que plantearse es cual es aquél y recorrerlo. De nada sirve echar a andar sin dirección (sólo los peces muertos se dejan llevar por la corriente).


De esta segunda imagen, dejo el fragmento correspondiente del cuento:

–¡Ahora, ahora! –gritó la Reina–. ¡Más rápido, más rápido!

Y fueron tan rápido que al final parecía como si estuviesen deslizándose por los aires, sin apenas tocar el suelo con los pies; hasta que de pronto, cuando Alicia ya creía que no iba a poder más, pararon y se encontró sentada en el suelo, mareada y casi sin poder respirar. La Reina la apoyó contra el tronco de un árbol y le dijo amablemente:

–Ahora puedes descansar un poco.

Alicia miró alrededor suyo con gran sorpresa.–Pero ¿cómo?

¡Si parece que hemos estado bajo este árbol todo el tiempo! ¡Todo está igual que antes!

–¡Pues claro que sí! –convino la Reina–. Y ¿cómo si no?

–Bueno, lo que es en mi país –aclaró Alicia, jadeando aún bastante– cuando se corre tan rápido como lo hemos estado haciendo y durante algún tiempo, se suele llegar a alguna otra parte…

–¡Un país bastante lento! –replicó la Reina–. Lo que es aquí, como ves, hace falta correr todo cuanto una pueda para permanecer en el mismo sitio. Si sequiere llegar a otra parte hay que correr por lo menos dos veces más rápido.

Bonita conclusión, ¿no?.
En esa última frase se resume lo que se ha conocido como "el efecto de la reina roja".

Un ejemplo fácil de entender y práctico de ésta hipótesis es la siguiente; frecuentemente, en un puesto de trabajo resulta necesario seguir aprendiendo e informarse para poder conservarlo debido a que aparecen adversarios mejores y más preparados, y mucho más si nuestra intención es ascender y llegar a posiciones mejores.

Pero esta teoría vas más allá de este sencillo ejemplo. Llega a ser una hipótesis evolucionaria, que puede enunciarse como:

"Para un sistema evolutivo, la mejora continua es necesaria para sólo mantener su ajuste a los sistemas con los que está coevolucionando".

Un ejemplo muy claro de este principio son las carreras armamentistas que ocurren entre los predadores y sus presas, donde los predadores deben compensar las mejoras defensivas de sus presas, con mejoras ofensivas de su parte. Por ejemplo, la velocidad de los conejos y los zorros (presa y cazador), debe haberse desarrollado en paralelo en ambas especies. De esta forma, el principio indica, básicamente, que los organismos vivos deben seguir evolucionando con cada generación para mantener su posición relativa con otros organismos que los rodean. Corriendo y corriendo para quedarse en el mismo lugar.



2 comentarios:

  1. Picha, ¡qué profundo te pones a veces!. Buen post, me ha animado bastante. Un abrazo primo

    ResponderEliminar